Taco homenajea a dos históricos deportistas locales con un gran mural

Parri II y Teya Ramos, históricos de la lucha canaria lagunera, protagonizan la pintura que da la bienvenida al Complejo Deportivo Montaña de Taco

0
632
Mural homenaje a Parri II y Teya Ramos.
El Complejo Deportivo Montaña de Taco luce un mural en homenaje a Parri II y Teya Ramos.

Por Pedro Marrero | @marrero_pedro

La lucha canaria lagunera tiene en José María González Parri II y Eleuteria Teya Ramos a dos figuras históricas, icónicas, cuya grandeza ha sido plasmada en un gran mural obra de Marina Della, situado en el Complejo Deportivo Montaña de Taco. Mide 11 por 3 metros. Es grande, muy grande, como lo era Teya y como lo es Parri.

Mural homenaje a Teya Ramos.
Detalle del mural homenaje a Teya Ramos y Parri II.

Teya Ramos nació en Chinamada (caserío del macizo de Anaga), en 1959. Formó parte importante de la generación dorada de la lucha canaria femenina, a finales de los 70 y durante la década de los 80. En las filas del histórico club Las Carboneras, y junto a un grupo de grandes luchadoras, marcó una época y generó una enorme afición. Aún se recuerdan con nostalgia los llenos en los terrenos para ver las agarradas, especialmente las de Teya.

No era la más alta, no tenía una gran envergadura, pero su estilo era impecable. Tras retirarse como luchadora, siguió acumulando reconocimientos como mandadora hasta que nos dejó prematuramente, con apenas 52 años. Quienes la conocían afirman que ansiaba poder trabajar con las categorías base. Un sueño que engrandece aún más la figura de una de las más importantes luchadoras tinerfeñas de todos los tiempos.

Mural homenaje a Parri II.
Detalle del mural homenaje a Teya Ramos y Parri II.

Parri II tampoco necesita presentación. Es uno de los grandes. Como lo fue Teya. La lucha canaria le debe al Parri muchas noches de emocionantes agarradas. Por ejemplo, mientras militaba en el Tacuense, las que mantuvo con Melquiades Rodríguez, que luchaba por el Santa Cruz. Luchadas de rivalidad, todo un derbi, si usamos el argot futbolístico. Ahora, su rostro preside junto al de Teya el terrero donde se retiró a los 42 años, tras firmar infinidad de páginas de la historia del más noble de los deportes. Parri II, uno de los rostros más reconocibles en el mundo del deporte vernáculo, sigue vinculado al mismo. Es habitual verle en las luchadas, rivalizando desde las gradas en protagonismo y admiración con los puntales que se agarran en el terreno.

La autora del mural, que forma parte del colectivo Lucky Loop, ha utilizado para elaborar esta emotiva obra colores habituales en la ropa de los luchadores, predominando los azules puros y ultramar. Con un estilo pop art busca acercar a los más jóvenes, que frecuentan en su mayoría el recinto deportivo de Taco, a estas dos referencias históricas de la lucha canaria. Dos rostros conocidos, familiares, que figuran con honores en los libros de la historia del deporte lagunero.