La Laguna mejorará la seguridad de la Urbanización Porlier de Bajamar

Las actuaciones se centran en la rehabilitación integral de la vía y en la colocación de imbornales para evitar escorrentías en periodos de lluvia

0
195
El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y el concejal responsable, Josimar Hernández, han visitado recientemente el núcleo residencial.
El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y el concejal responsable, Josimar Hernández, han visitado recientemente el núcleo residencial.

La seguridad de la Urbanización Porlier, en Bajamar, es un asunto prioritario. La actuación en este núcleo residencial del litoral lagunero ha sido ya licitada por algo más de 85.000 euros, y contempla el refuerzo del firme, la dotación de imbornales para la evacuación del agua de lluvia y el soterramiento de la cuneta existente. Todo esto evitará los riesgos de ahora a los vecinos en el único acceso a sus viviendas, que además es en pendiente.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y el concejal responsable, Josimar Hernández, visitaron recientemente la urbanización para informar a las vecinas y vecinos sobre el inicio del procedimiento. El regidor local confía en que las obras «puedan adjudicarse cuanto antes para acabar con los problemas de inestabilidad que existen en la calle, que obligan al Ayuntamiento a realizar continuamente labores de mantenimiento debido a los baches que aparecen de forma constante». Esta situación -indica- «nos ha llevado a priorizar esta intervención, porque es vital ofrecer las máximas garantías de seguridad a conductores y peatones, algo que las personas que residen en este lugar solicitan desde hace años».

Tanto Luis Yeray Gutiérrez como Josimar Hernández señalan que los trabajos previstos permitirán «responder a la demanda vecinal mediante el acondicionamiento integral de la vía». Según detalla el edil, las labores irán «más allá del arreglo y repavimentación del firme, ya que también se colocarán imbornales para evitar escorrentías durante los periodos de lluvia, lo que provoca una situación de inseguridad evidente, se renovará la señalización pertinente y se eliminará la cuneta existente en el tramo del margen derecho, en sentido ascendente, para aprovechar el ancho total de la plataforma«.

El concejal apunta que el plazo estimado de ejecución de las obras es de dos meses y avanza que serán planificadas de manera que «causen las menores molestias posibles a las vecinas y vecinos de la zona».

«Se trata de un núcleo residencial y somos conscientes de los inconvenientes que generan este tipo de mejoras, pero es prioritario garantizar la seguridad vial en este punto», advierte. En cuanto vaya a iniciarse la intervención, agrega que «se informará a la ciudadanía del cronograma establecido y de los cambios temporales de circulación, para que conozca con antelación cómo se llevará a cabo su desarrollo».