"Hay mucho de Macondo en La Laguna"

Álvaro Santana Acuña nos presenta su obra 'Ascenso a la Gloria': "La primera gran biografía sobre 'Cien Años de Soledad"

0
1063
Álvaro Santana Acuña
Álvaro Santana Acuña posa con su libro en plena calle La Carrera.
Por Pedro Marrero | @marrero_pedro

De La Laguna a Washington hay solo un paso, aunque muy grande y difícil de dar. El historiador, sociólogo y profesor universitario Álvaro Santana Acuña (La Laguna, 1976) tendría que darnos una master class, o más de una, para que tomemos nota sobre cómo ha logrado hacerlo y los éxitos que ha cosechado, empezando en la Universidad de La Laguna, donde fue Premio Extraordinario Fin de Carrera, hasta su libro Ascent to Glory, publicado en inglés por la Universidad de Columbia de Nueva York, pasando por su doctorado en la Universidad de Harvard. Su libro Ascenso a la gloria: cómo se escribió Cien años de soledad y se convirtió en un clásico global, lanzado a mediados de 2020, cuenta con detalle milimétrico el largo proceso de creación y consagración de la obra más universal del Nobel colombiano Gabriel García Márquez. Quizás estamos ante el libro definitivo sobre esa novela: “Como las personas, los libros viven una vida. Ascenso a la gloria es la primera gran biografía sobre Cien años de soledad, usando numerosos documentos desconocidos y descubriendo muchos secretos”.

– Un lagunero dando clases en el Whitman College de Washington (EE.UU.), tras haber pasado por las universidades de La Laguna, Stanford, Chicago, Harvard y varias de las mejores del Reino Unido y Francia. Se dice rápido.

“Todo empezó, hace no tanto tiempo, en La Laguna, donde estudié en los colegios Máyex y Nuryana, y luego en el Instituto Cabrera Pinto. Crecí en un piso en la esquina de las calles Heraclio Sánchez y Viana. Cada día, al salir de casa, si giraba a la izquierda, me sumergía en el pasado, las tradiciones y el patrimonio histórico lagunero. Y si me iba por la derecha, podía seguir recto hasta el final de Heraclio Sánchez, hacia la universidad, la ciencia y el estudio de la sociedad. Así que, con el paso de los años, una parte de mí se fue haciendo historiador y la otra se interesaba por la sociología. A La Laguna le debo mucho de lo que soy”.

– Y acaso la ciudad le debe a usted también el enaltecimiento del valor histórico del centro y su protección. Ahora se ha empezado a catalogar y proteger de la especulación la arquitectura lagunera.

“Nuestros antepasados nos dejaron en herencia un patrimonio histórico que goza del más alto honor posible: ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1999. Lo más triste y grave es que desde ese año, La Laguna sigue sufriendo golpes durísimos que destruyen su patrimonio, cada vez más mermado. Lo ocurrido con el patrimonio lagunero me recuerda a la fiebre del banano en Macondo, donde reinaba el dinero fácil y la especulación. Ni la mayoría de los políticos ni una parte de la ciudadanía, los medios de comunicación y las instituciones culturales han estado a la altura en la defensa patrimonial. Lo llevo diciendo desde hace más de veinte años, mientras que la ciudad sigue perdiendo patrimonio. Sin un patronato autónomo y apolítico, como el que, por ejemplo, gestiona con éxito la Alhambra de Granada, casi todo el patrimonio de La Laguna va a desaparecer”.

– Con su libro Ascenso a la gloria ha logrado todo tipo de reconocimientos.

“El libro tiene apenas seis meses de vida y ya está a la venta en más de 25 países en todos los continentes, salvo en la Antártida. Ha recibido reseñas y valoraciones muy positivas en revistas profesionales y periódicos en Europa, Estados Unidos, América Latina… en la India hace apenas unos días. También me han hecho entrevistas en medios como la BBC News, la National Public Radio de Estados Unidos, El Universal de México, El Espectador de Colombia, El País de España y, por supuesto, con ustedes”.

– En 2017 publicó un artículo en El País sobre los capítulos olvidados de Cien años de soledad que García Márquez sacó en varios periódicos parar tantear a sus lectores. Ya llevaba tiempo, por tanto, inmerso en esta gran aventura literaria.

“Empecé a investigar la biografía de ‘Cien años de soledad’ en 2009, cuando estudiaba mi doctorado en Sociología en la Universidad de Harvard. Todo comenzó una tarde muy lagunera en la ciudad de Cambridge, donde no paraba de llover durante días. Iba de camino a la biblioteca, esquivando charcos profundos, cuando me dije “aquí llueve como en Macondo”. Mi libro nace con esta experiencia, hablando bajo la lluvia”.

– ¿También fue una odisea para usted profundizar sobre esta obra maestra de la literatura?

“Al principio pensaba que escribiría un trabajo de curso, y asunto terminado. Pero mi directora de tesis y mis compañeros de Harvard se quedaron tan maravillados con lo que escribí que me seguían haciendo más preguntas. También recibí premios por ese trabajo inicial y prestigiosas becas de investigación. Yo planeaba investigar sobre otros temas. Pero me di cuenta de que el mundo que me rodeaba quería saber más sobre cómo García Márquez había escrito su obra maestra y cómo se había transformado en un clásico global. Así que durante diez años no he hecho otra cosa hasta terminar el libro. He recorrido ocho países en tres continentes. Como un explorador a la búsqueda de tesoros por descubrir, me he metido en archivos y bibliotecas para desenterrar documentos olvidados. Y he hablado con docenas de personas. Resumir esos diez años de trabajo en casi 400 páginas ha sido difícil y a la vez muy divertido”.

– ¿Cómo se dio cuenta de que había tanto que contar sobre Cien años de soledad?

“Sobre esta novela existen muchas anécdotas y leyendas. Se han publicado docenas de estudios sobre aspectos específicos. También hay excelentes análisis literarios como los del lagunero y catedrático Juan Manuel García Ramos. Ascenso a la gloria se alimenta de estos trabajos y sobre todo ofrece muchos datos nuevos y una visión histórica y sociológica que abarca casi cien años para contar la vida de esta “persona” de papel”.

– ¿Podremos encontrar su libro traducido al español pronto? ¿Y en cualquier librería lagunera?

“El libro se puede pedir en cualquier librería y también comprar en Internet. El libro en español no lo estoy traduciendo, sino reescribiéndolo. Al lector español, le quiero ofrecer más datos nuevos y desconocidos. A lo largo de las páginas, no solo voy a hablar yo (el investigador), sino también las personas más importantes que ayudaron a García Márquez a escribir Cien años de soledad. Me gustaría que Ascenso a la gloria se pudiese leer casi como una novela. Porque la verdad es que la escritura de ‘Cien años de soledad’ se parece mucho a una novela. García Márquez tardó quince años en hacerla. Y durante ese tiempo vivió aventuras increíbles y enfrentó obstáculos complicados para terminarla”.

– Es usted el comisario de la primera gran exposición internacional sobre Gabriel García Márquez inaugurada en Texas. ¿Cómo llegó esa oportunidad?

“El Harry Ransom Center, de la Universidad de Austin, en Texas, donde fui investigador, me invitó en 2018 a comisariar la primera exposición sobre García Márquez hecha con los documentos del archivo del escritor, que se guardan en Austin. El trabajo de selección y organización duró dos años, hasta la inauguración en febrero de 2020. Resultó un gran éxito, con más de 1200 visitantes semanales. Pero pronto llegó la pandemia, y desde marzo la exposición está cerrada. Cuando mejore la situación, reabrirá. Y luego viajará al Museo de Arte Moderno de México. También hay interés en que se vea en Colombia, Francia, Canadá, Estados Unidos y España”.

– ¿Su condición de canario y las referencias a las Islas Afortunadas que el Nobel colombiano incluye en algunas de sus obras, harían posible que la exposición pasara por Canarias. Por ejemplo, por La Laguna?

“Sí, podría venir a Canarias. Depende en parte del interés de las administraciones públicas o de algún museo privado canario. Nuestro archipiélago tiene un pequeño pero valioso lugar en la obra de García Márquez. Él, de niño, conoció a emigrantes canarios en el Caribe colombiano y, años más tarde, en Caracas, Venezuela. ‘Cien años de soledad’ menciona las Islas Afortunadas, cuyos pájaros canarios vuelan en los cielos de Macondo. No solo por estas referencias directas, sino también por estrechos vínculos culturales, hay mucho de Macondo en La Laguna y Canarias.

– ¿Podremos verle pronto en su Laguna natal, paseando o presentando su libro?

“Estoy en La Laguna con el pensamiento y mis escritos sobre protección del patrimonio, y también en persona debido a la pandemia. Cuando la situación sanitaria lo permita, será un placer presentar ‘Ascenso a la gloria’ en mi querida La Laguna”.