El MUNA investigará el patrimonio arqueológico de La Laguna

Se analizarán, entre otros restos, los de Valle de Guerra, Punta del Hidalgo, Bajamar y Tejina

0
155
La Casa de Carta, museo ubicado en Valle de Guerra. / Pedro Marrero
La Casa de Carta, museo ubicado en Valle de Guerra. / Pedro Marrero

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y la consejera insular y presidenta del Organismo Autónomo de Museos y Centros de Tenerife (OAMC), María Concepción Rivero, han firmado recientemente un convenio para realizar un estudio sobre los restos arqueológicos del municipio. Con la rúbrica de este acuerdo, en la que también estuvo presente la concejala de Patrimonio Histórico, Elvira Jorge, se da vía libre a la partida de 18.349 euros para subvencionar la investigación.

El encargo del Consistorio, a desarrollar por el Museo de Naturaleza y Arqueología de Tenerife (MUNA), incluye el análisis cronológico y de isótopos estables, fotogrametría 3D, caracterización de pastas cerámicas y exploraciones con drones en barrancos, costa y otros puntos del territorio para la toma de datos digitales de alta resolución.

El regidor local destacó que el convenio “nos permitirá seguir avanzando en el cumplimiento de la moción aprobada el pasado año por el Pleno, encaminada a poner en valor y proteger los yacimientos arqueológicos de La Laguna”. Desde el equipo de Gobierno -apunta-“estamos comprometidos con la conservación, difusión y salvaguarda de toda nuestra riqueza, entre la que se incluye el rico legado guanche del municipio que, durante años, ha permanecido en un segundo plano, como es el caso de la necrópolis de El Becerril”.

Concepción Rivero y Luis Yeray Gutiérrez.
Concepción Rivero y Luis Yeray Gutiérrez.

“Nuestro propósito es colocarlo en el lugar que se merece y que podamos conocer con más detalle el modo de vida de la población aborigen y sus características, mediante diversas acciones en las que venimos trabajando, como el Centro de Interpretación Arqueológica El Becerril y el nuevo estudio encargado al MUNA, todo un referente a nivel internacional”, concluyó Luis Yeray Gutiérrez.

Por su parte, la consejera insular de Museos señaló que la firma de este convenio permitirá conocer y desentrañar nuevos detalles del patrimonio del municipio con piezas importantes de las que ya disponía el MUNA. Para el Cabildo preservar nuestra historia, nuestro pasado, es un objetivo prioritario”, agregó.

La investigación que se llevará a cabo permitirá ampliar o completar la documentación que disponemos de los distintos enclaves domésticos o funerarios de Tenerife, así como su contextualización respecto a sus nichos ecológicosañadió Concepción Rivero.

El proyecto Estudio bioarqueológico y ecológico del municipio de San Cristóbal de La Laguna busca “ampliar o completar la documentación de los distintos enclaves domésticos o funerarios de Tenerife, así como su contextualización respecto a sus nichos ecológicos”, ya que el origen de los fondos patrimoniales del Museo “parte de antiguas colecciones creadas sin contemplar criterio científico alguno”, recoge el documento.

La concejala de Patrimonio Histórico detalló al respecto que la investigación implica el análisis de los restos arqueológicos de Valle de Guerra, Punta del Hidalgo, Bajamar y Tejina que se encuentran en el MUNA, junto a la obtención de un mayor conocimiento de la diversidad biológica y geológica del municipio. Para ello, indicó que se realizarán “pruebas de carbono 14, de alimentación, etcétera, con el objetivo de obtener resultados muy interesantes para todo lo que es el patrimonio arqueológico de La Laguna”.

Elvira Jorge mostró todo su agradecimiento “a la presidenta del OAMC y al personal, especialmente a Conrado Rodríguez-Maffiotte y a Candelaria Adrián”, así como al equipo de la Unidad de Patrimonio, “por su implicación para poder sacar adelante este convenio, en el que llevamos trabajando muchísimo tiempo. Una oportunidad para obtener datos científicos que podrían ayudarnos a esclarecer la forma vida de los distintos grupos humanos guanches del municipio y de la Isla, como, por ejemplo, sus rituales funerarios, intercambio de bienes, movilidad, aspectos relacionados con la manufactura y los centros de explotación de la materia prima, a rituales funerarios…”.