El CEIP Punta del Hidalgo pone en marcha un punto de compostaje

El compost se empleará en el mantenimiento del huerto del centro y también se entregará a las familias y personas que participen en esta iniciativa piloto

0
19
El CEIP Punta del Hidalgo y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Laguna han puesto en marcha un punto de compostaje comunitario.
El CEIP Punta del Hidalgo y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Laguna han puesto en marcha un punto de compostaje comunitario

El CEIP Punta del Hidalgo y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Laguna han puesto en marcha un punto de compostaje comunitario, una acción que incluye un proyecto intergeneracional de colaboración con familias y ciudadanía de este barrio del litoral lagunero para contribuir a la reutilización y reducción de los biorresiduos domésticos que van a parar a los contenedores de basura. Este punto, el tercero que se implanta en el municipio, se incluye en el proyecto piloto Comunidades Circulares del Cabildo de Tenerife que, en colaboración con el Área local, incluirá el aprovechamiento del compost en espacios públicos y privados y la formación de la ciudadanía participante y del personal técnico encargado del seguimiento, monitorización y control de las zonas de compostaje.

El concejal de Medio Ambiente y Lucha contra el Cambio Climático, José Luis Hernández, explica que con este proyecto, con el que también se han instalado y habilitado puntos de compostaje en las huertas urbanas comunitarias de San Matías y de San Benito, “queremos involucrar a la ciudadanía en una gestión de residuos más sostenible, con una apuesta por la economía circular y que, transformando la materia orgánica en recursos aprovechables por toda la población, promueva la separación en origen”.

El edil destaca que “la comunidad educativa es un agente fundamental en este camino, tal y como está demostrando el CEIP Punta del Hidalgo, con una propuesta que va más allá y que convierte el terreno de cultivo del centro en un espacio de diálogo intergeneracional, en el que alumnado, familias y un grupo de mujeres mayores de la zona colaboran para poner en valor la agricultura ecológica y los beneficios de cultivar estos productos, a la vez que promueven la defensa medioambiental en la comunidad”.

La iniciativa en el centro educativo, que comparte los principios de producción agrícola sostenible e impulso de la soberanía alimentaria recogidos en la estrategia La Laguna: Municipio en Transición 2030, permitirá reutilizar en la huerta del CEIP los biorresiduos procedentes del centro educativo y de domicilios particulares. Además, las personas participantes también podrán acceder al compost resultante para emplearlo en sus cultivos y jardines.

Para reforzar la reutilización por parte de la ciudadanía, La Laguna está elaborando la primera Ordenanza reguladora de la Red Municipal de Huertas Comunitarias, un documento fundamental para reforzar los recursos, impulsar la agroecología, facilitar el intercambio de conocimiento y la colaboración en red de todas las instalaciones locales existentes y futuras.

En un trabajo mano a mano con las áreas municipales de Bienestar Social y Desarrollo Rural, ya se está trabajando en la localización de suelo y creación de infraestructuras en todos los pueblos y barrios de la localidad, atendiendo a la gran demanda vecinal y a su importante contribución para propiciar un envejecimiento activo y saludable, generar redes comunitarias e intergeneracionales y plantarle cara a la soledad no deseada.

Un proyecto insular

El proyecto piloto Comunidades Circulares, impulsado por el Área de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife y cofinanciado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se está desarrollando en los municipios de La Laguna, El Rosario, Tegueste y Tacoronte, en colaboración de la Universidad de La Laguna y los ayuntamientos de estas cuatro localidades.

La iniciativa incluye la formación del personal técnico encargado del seguimiento, monitorización y control de las zonas de compostaje del proyecto, así como de los vecinos y vecinas participantes, y se acompaña de una campaña de información y concienciación ciudadana coordinada alrededor de las zonas de compostaje, con el doble objetivo de dar a conocer el proyecto para promover la participación y crear una cultura de dinamización alrededor de la gestión diferenciada y descentralizada de los biorresiduos.