Cuando las terrazas tomaron la ciudad

Las sillas, mesas y parasoles se han apropiado temporalmente del espacio público de La Laguna debido a las restricciones sanitarias en el sector de la hostelería

0
296
Calle Marqués de Celada, un coche circulando junto a una terraza provisional.

Cuando las terrazas tomaron la ciudad. Así podríamos recordar en el futuro este 2021 en La Laguna, seguramente, uno de los lugares con más cafeterías, bares, tascas y restaurantes por metro cuadrado de todo el Archipiélago.

Como consecuencia de las restricciones sanitaria, sus plazas y calles se han llenado de mesas, sillas y parasoles, y hasta sus carreteras y aparcamientos. Una imagen insólita  producto de la coyuntura pandémica y las severas limitaciones impuestas al sector servicio, obligado a suspender su actividad en interiores y servir solo en la calle.

Recorremos con imágenes ese paisaje lagunero tomado temporalmente por las terrazas.

Calle Juan de Vera, frente a la Biblioteca Municipal.
Calle Barcelona, transversal con Heraclio Sánchez.
Calle Bencomo, esquina con Tabares de Cala.
Calle Manuel de Ossuna

Sabíamos que La Laguna era un lugar de amplia oferta de bares y cafeterías. Pero esa certeza nunca había sido tan nítida de comprobar como estos días, con tantas y tantas mesas, sillas y parasoles ocupando el espacio público.

A la administración local no le ha quedado otro remedio que abrir la mano con este tipo de instalaciones.

En tiempos de Covid, mandan las restricciones sanitarias, de modo que para los negocios que no disponen de patio interior, la gran mayoría, la única posibilidad de mantenerse a flote está siendo servir en la calle. En algunos casos, habilitando su servicio de terraza en los lugares de lo más variopintos.

En el mejor de los casos, sobre el asfalto y a solo unos pasos de la circulación de vehículos. En el peor, junto a una hilera de contenedores de basura y reciclaje. Todo sea por no tener que tirar la toalla y cerrar el negocio.

Las calles de La Laguna son estos días un hervidero de gente. Invita el solito de la primavera, las tardes largas y el clásico ambiente lagunero, pero también esa oferta inacabable de terrazeo en la que se ha convertido el centro de la ciudad.

Calles Capitán Brotons y Heraclio Sánchez
Una terraza junto a los contenedores de residuos, en la Trinidad.
Entorno de la plaza Doctor Olivera, la principal zona de terrazas de las calles peatonales del casco histórico lagunero.
Calle San Juan.