"Con más financiación estaríamos entre las 500 mejores universidades del mundo"

Rosa María Aguilar, rectora de la Universidad de La Laguna, insiste en la necesidad de destinar más dinero a una institución "puntera en muchas áreas de investigación"

0
373
Rosa María Aguilar, rectora de la Universidad de La Laguna.
Rosa María Aguilar, rectora de la Universidad de La Laguna.

Por Pedro Marrero | @marrero_pedro

La Laguna, ciudad universitaria. Así nos referimos a ella. Por historia, por arquitectura, por personalidad y por muchas cosas más. Porque La Laguna huele a Universidad, a la suya. Ambas comparten un pasado y un presente. Y a nadie le cabe la menor duda, incluida a la rectora Rosa María Aguilar, que irán de la mano en el futuro. “Nuestro propio nombre es el de la Ciudad Patrimonio”, comenta la rectora, en una entrevista concedida a nuestro digital.

Se muestra segura del potencial de la institución si llega la financiación adecuada, y no duda en sumarse a la preocupación general por el estado de unas instalaciones que, en muchos casos, no reúnen “las condiciones de confortabilidad necesarias”. Aún así, “gracias al trabajo de muchos años en formación e investigación, la Universidad de La Laguna está entre las mejores 700 universidades del mundo, según el ranking de Shangai”, asegura.

Pese a todos los asuntos pendientes, ¿es buena la salud de la Universidad?

“Lo es, aunque me he pasado toda la pandemia gestionando enfados. La realidad era muy dura porque pensábamos que el confinamiento iba a durar 15 días. Nos costó pero lo hemos superado y la semana pasada empezamos con la enseñanza presencial adaptada. Pero no todo es formación. Trabajamos en investigación e innovación social. Muchos de nuestros proyectos, como el del barrio de Taco, están vinculados a las necesidades de los ciudadanos. Queremos que vean una universidad cercana física y socialmente”.

Rosa María Aguilar, rectora de la Universidad de La Laguna.
Rosa María Aguilar, en su despacho.

Más que una pregunta es una afirmación: el futuro de la ULL pasa por La Laguna.

“Siempre hemos estado aquí y vamos a estar. Llevamos el nombre de la Ciudad Patrimonio y nos sentimos estupendamente acogidos por los ciudadanos”.

¿Para cuándo una nueva facultad de Educación?

“Para mañana mismo si pudiera ser. Es una reivindicación que llevamos años poniendo sobre la mesa. No es una estructura con la confortabilidad necesaria para una docencia tan fundamental. Es una demanda que está sin cubrir porque necesitamos financiación porque tenemos incluso los terrenos donde construir el edificio”.

¿Queda descartado entonces construirla en la zona de la Plaza del Cristo al disponer de terrenos en el campus de Guajara?

“Una vez tengamos la financiación podremos empezar a buscar la mejor solución. Empezar a debatir en el aire dónde vamos a construir no tiene ningún sentido”.

¿Y la Facultad de la Salud?

“La de la Salud y la de Educación son las dos grandes peticiones que incluyo en mis discursos y reivindicaciones al Gobierno de Canarias. Lo que falta es la financiación. Si la tuviésemos, con la construcción de estos edificios, podríamos contribuir a la reactivación a la economía”.

La ULL ha presentado al Gobierno de Canarias más de 50 proyectos para su financiación a través de los fondos europeos. Entre ellos están las facultades citadas, un nuevo edificio de alojamiento universitario, nuevos edificios para el Instituto de Bio-Orgánica y el Instituto de Tecnologías Biomédicas…

“Hemos hecho una propuesta bastante realista. Lo hemos planificado de forma que en 2027 pudiésemos tenerlo todo terminado para poder justificar bien la financiación. Europa nos pide que trabajemos en dos líneas: la sostenibilidad medioambiental y la digitalización. Hemos puesto proyectos en esas dos grandes ramas. Estos edificios serán verdes, sostenibles y tendrán placas solares”.

¿Está prevista la rehabilitación de los jardines del Edificio Central tras no llegarse a rubricar el acuerdo de cesión a la ciudad?

“Este proyecto no ha muerto. Está ahí y habla de la relación de la Universidad con La Laguna, que es buena. Pero entramos en un periodo de confinamiento y hemos tenido que afrontar lo urgente y hemos dejado a un lado lo importante. La cesión de los jardines y abrirlos a la ciudadanía es un proyecto de integración”.

¿Y una pasarela en Padre Anchieta para facilitar el acceso de los alumnos a las facultades?

“Otro proyecto que está sobre la mesa. Es del Cabildo y estaba muy avanzado, pero entiendo que en este momento todos nos hemos dedicado a lo más urgente”.

¿En qué han quedado el proyecto de conectar los tres campus con carriles bici?

“Forma parte de los proyectos de reactivación económica relacionados con sostenibilidad y digitalización. De momento hemos solicitado poner los dispositivos para recarga de las bicicletas eléctricas. Es un proyecto para abordar en breve”.

El alojamiento sigue siendo un gran problema para los alumnos.

“Tenemos muchos problemas con el alojamiento porque las residencias de estudiantes no están bien aunque las cuidemos. Además hemos perdido plazas porque no se puede compartir habitación ni baño por el virus. Y luego tampoco hay muchos pisos de alquiler porque se destinan a alquiler vacacional”.

La financiación actual no da para demasiado entonces.

“Estamos al límite en financiación. El 85 % se va en personal, agua, luz, limpieza y seguridad. El 15 % restante para nuestro día a día y esto nos lleva a priorizar y a no invertir en infraestructuras que tienen muchos años”.

Pese a todos esos problemas que se solucionarían con una financiación adecuada, la ULL está entre las 700 mejores del mundo como usted dice.

“Estamos entre el puesto 600 y 700 porque se nos destina el 0,5 % del PIB canario. Si se aumentara al 0,6 % estaríamos entre las 500 mejores universidades del mundo. Somos punteros en muchas áreas de investigación. Por ejemplo, en el conocimiento del virus, en cómo reutilizar los EPIS o en la detección de nuevas cepas. Somos pioneros en hacer cribas a toda la comunidad mediante un protocolo novedoso basado en la saliva, y que ya se está aplicando en otros centros”.

¿Quizá la ULL hace más por Canarias de lo que recibe?

“Investigamos problemas reales. Por ejemplo cómo convivir con la migración o cómo introducir las energías renovables en Canarias. Además está la propia actividad de la Universidad, que mueve 23.000 personas que generan economía. Aunque tenemos ese valor no se nos conoce y no se prioriza. Si supiéramos valorar todo lo que devuelve la Universidad de La Laguna a la sociedad la tendríamos mejor financiada”.